2021.12.0-SNAPSHOT ES/ES automoviles-rueda 03928 | automoviles-rueda

Soluciones para evitar el estrés al volante

En Automóviles Rueda sabemos que el estrés aparece cuando menos lo deseamos. Es uno de los males de la sociedad y también aparece en la conducción, por ello, os damos algunas soluciones para este problema.

Conducir puede ser una acción estresante por que exige ir en un estado de alarma constante, aunque esto no sea negativo ya que esa tensión es la que nos permite estar alertas y despiertos en todo el recorrido. Pero existen situaciones que deberíamos controlar y se convierten en un momento que nos produce ansiedad, miedo o nerviosismo.

Las causas que nos producen estrés frente al volante varían de persona pero estas son las más comunes:

  • Atasco: El tráfico en las ciudades contribuye a aumentar el estrés al volante. El hecho de llegar tarde o no avanzar produce frustración y nervios que derivan en comportamientos agresivos e impulsivos.
  • El estado de conducción: Muchas veces podemos ponernos nerviosos con el solo hecho de pensar que vamos a enfrentar un día de tráfico. El exceso de información unido a la imaginación nos pueden jugar malas pasadas.
  • Aparcar: Llevar minutos dando vueltas para encontrar un sitio es desesperante, como también encontrar un hueco y realizar una maniobra de aparcamiento nos genera sensación de estrés. Sobre todo cuando hay otros coches esperando a que terminemos la maniobra. 
  • Ruido: El ruido persistente nos pueden volver locos, y no es el mejor aliado para aguantar un atasco.
  • Adelantamientos: En las carreteras secundarias donde sabemos que un mal adelantamiento o la escasa visibilidad puede jugarnos una mala pasada. En el caso de autopistas y autovías con dos o más carriles nos afecta el hecho de realizar un adelantamiento cuando tenemos al típico vehículo detrás cuyo conductor no respeta la distancia de seguridad y nos agobia con su innecesaria prisa. También en estas vías nos estresa no poder adelantar a un vehículo o camión porque hay demasiados coches haciéndolo y no encontramos nuestro hueco para hacerlo.
  • Rotondas: Las incorporaciones después de un stop o en las rotondas nos provocan también cierto estrés, ya que si no hay demasiada visibilidad o si el tráfico es muy continuo, es posible que aparezcan los nervios al pensar si vamos a acertar o no con el momento justo para incorporarnos. Tanto el hecho de precipitarnos como el de no atrevernos a salir puede hacer que los otros vehículos de la vía nos increpen y crezca nuestro nerviosismo.
  • Radares y multas: Muchos pueden sentir estrés cuando llegan a la altura de un radar, de un coche de policía o guardia civil, y reducen la velocidad muy por debajo del límite de la vía. 

¿Qué puedes hacer para reducir el estrés?

  • Mantén una buena postura en la conducción ya que sentirte incómodo incrementa el agobio.
  • Cantar es un excelente ejercicio para disipar los nervios y alejar el mal humor. A otras personas les sirve la música relajante.
  • Preparar tu mente para los viajes largos o para atascos diarios. Descansa y no le des tanta importancia.
  •  Respirar profundamente o contar hasta 10. Este ejercicio te salvará en un episodio de estrés y te ayudará a mantener la calma.
  • Cuidado de usar sustancias que afectan tu comportamiento como drogas, tabaco, fármacos e incluso abusar de la cafeína.
  • Busca relajarte conduciendo.

Estas son las soluciones Automóviles Rueda os recomiendan. Otra medida que nos ayuda a conducir sin estrés es saber que contamos con el mantenimiento al día de nuestro coche, por eso recuerda que puedes pedir tu cita taller.